La componenda

Hay una componenda en marcha para impedir que la ciudadanía tenga la última palabra sobre su futuro y la salida a la crisis. No es contra el revocatorio ni contra la MUD. Es una componenda contra el pueblo. En las últimas horas, gobernadores oficialistas de cuatro estados del país, junto al inexorable hombre fuerte del partido de gobierno, Diosdado Cabello, anunciaron, con júbilo prepotente, la coincidencia de que tribunales penales de Aragua, Apure, Bolívar, Carabobo y Monagas suspendieron el proceso de recolección de firmas tras la admisión de querellas contra un supuesto “fraude” de la Mesa de la Unidad Democrática. El CNE, con la celeridad que le caracteriza únicamente a la hora de favorecer al partido de gobierno, obedeció dócilmente y procedió a suspender el proceso de manifestación de voluntades para activar el referéndum revocatorio.

De no ser una burda maniobra enmarcada en el ya viejo plan de retrasar, cuando no impedir, la realización de la consulta popular, los anuncios reflejarían un destello de ese federalismo que es hoy letra muerta en la Constitución, y el funcionamiento de un sistema de justicia que hoy sabemos podrido hasta la raíz. Ni coincidencia, ni federalismo ni justicia. Se trata de una arremetida contra los venezolanos y contra el anhelo de salir del abismo en paz, de manera electoral, democrática y constitucional.

Esto ocurre, por supuesto, en la antesala de un proceso que vería a millones de venezolanos tomar las calles y abarrotar los centros dispuestos por el Consejo Nacional Electoral para dejar sentada su determinación de revocar el gobierno que, según todos los estudios de opinión, es percibido como el responsable principal del colapso nacional. La autocratización va en serio, pero será en vano. No se puede contener lo incontenible a punta de tretas y componendas. Nuestro pueblo, el del cuero seco, no lo aceptará. Y entonces, sólo les quedará reprimir, y engordar aún más el expediente de violaciones a los Derechos Humanos…

La prepotencia del poder les hace regocijarse en sus ingeniosas maniobras. Pero nuestro bravo pueblo, el sabio soberano, está decidido a cambiar. ¿Darán la orden de reprimir a un pueblo hastiado y sin armas? ¿Será obedecida? Son tiempos duros, en los que el caos nacional enmarca el desesperado intento de una reducida casta por aferrarse al poder y los privilegios. Frente a ella, una gigantesca marea de pueblo que dijo “no más”.

Nadie sabe qué va a pasar, y la verdad es que puede pasar cualquier cosa. Lo cierto, en cualquiera de los escenarios que puedan dibujarse, es que están en juego el futuro de la patria, la paz de la Nación y hasta la República misma. Y mientras siguen las componendas por parte de quienes se quedan solos intentando dilatar su salida “como sea”, crece el malestar, crece el descontento y el convencimiento colectivo de que esto tiene que cambiar. Ya no es cuestión de si cambia o no, sino de cuándo y de qué forma. Ya sabemos cuál queremos los demócratas.


Publicado en PolítiKa UCAB el 21 de octubre de 2016.

Anuncios

Un comentario sobre “La componenda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s