La Palma

071 – 12 de junio de 2020

_____

La polarización extrema ha significado la cooptación de los principales medios de comunicación. Este espacio ofrece una visión crítica detrás de algunos de los principales titulares diarios, en un formato sucinto.

_____

Mi comentario de hoy

“Si repiten errores, les irá peor”

La frase del diputado Guaidó es el perfecto búmeran. Lanzada al gobierno sobre las elecciones parlamentarias que por mandato constitucional deben realizarse este año, se le devuelve con la fuerza del fracaso de la oferta que prometió, hace ya dos años, que si la gente no votaba, Nicolás Maduro saldría inmediatamente del poder. La paja y la viga…

No hagamos aquí un balance de la abstención. Lo hemos hecho bastante y seguramente habrá ocasión para hacerlo de nuevo. Pero pongamos algunos puntos sobre las íes. El primero: que la abstención fracasó. Prometieron al país una cosa y no lo lograron. Eso pasa, no todas las apuestas son exitosas. Pero, en lugar de asumir con honestidad el fracaso, de rendir cuentas y decir “prometimos algo y no lo logramos”, van al mejor estilo de los que critian a ver cómo hacen para permanecer en el “poder” más allá del período de la Asamblea. Y el “poder”, en este caso, sabemos, es la renta, la beca que reciben del norte, esa que les ha permitido hacer del ‘interinato’ un modus vivendi.

Lo otro, lo que algunos llaman “el manejo de expectativas”. Ya en 2015 la campaña para las parlamentarias adolecía de la mentirilla demagógica según la cual eligiendo a una Asamblea de oposición se sacaría a Maduro del poder. Hay que decirlo con claridad, aunque resulte ‘inconveniente’ de cara al discurso a las gradas: las elecciones parlamentarias no son para sacar a Maduro. “¡¿Y entonces?!”, refunfuñarán los de esa oferta engañosa, pero saben que es verdad. La Asamblea Nacional cumple funciones importantísimas que han sido relegadas por el empeño del atajo y la fuerza centrífuga de la polarizacion, perjudicando a todos los venezolanos

El capataz del jefe hoy dice que “el problema no es la AN sino la presidencia”, como si su dictámen valiera más que la Constitución venezolana. La presidencia es un problema, sí, frente al cual decidieron, por mezquindad y malos cálculos, hacer como el avestruz hace ya dos años. No es cuento, es historia.

Las elecciones son importantísimas, pero son para lo que son. Comprender que las elecciones de la Asamblea, y luego las de alcaldes, gobernadores, concejales y asambleas legislativas son para lo que son, y no para lo que la fantasía y la demagogia dicen que son, es fundamental para anclar expectativas y avanzar la lucha en el terreno político en beneficio de los venezolanos.

“Si repiten errores, les irá peor”. Y, peor, si repiten errores, nos irá peor. A todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s