El paraguas de Putin y el pasticho ideológico

El paraguas

Todos lo vimos. Cantado el último gol de la Copa del Mundo en Moscú, se dio inicio a la ceremonia de premiación. Alineados para felicitar a los jugadores estaban los mandatarios de los dos países finalistas: Croacia y Francia. Junto a ellos, vistiendo corbata roja, el presidente anfitrión: Vladimir Putin.  En medio de un aguacero, el detalle: Putin, a resguardo de un gran paraguas, sostenido por un ayudante, mientras Grabar-Kitarović y Macron saludaban a los atletas, empapados por la lluvia, desprovistos de protección. Casi de inmediato, las redes sociales criollas estallaron en tuits, memes y demás expresiones, que apuntaban en la misma dirección: “¡Adivinen cuál es el socialista!”.

Miles de venezolanos se abalanzaron a compartir el mensaje. La imagen resultaba próxima: los privilegios del hombre fuerte en el poder, la hipocresía disonante entre la retórica socialista y la actuación pública. Evocaba a boliburgueses, chavistas con Hummers, élites divorciadas de la realidad, que visten de rojo y hablan en nombre de un pueblo con el que, hace rato, no tienen nada en común ya. Pero hay un detalle, nada menor, en la asociación inmediata que muchos hicieron, trasladando el gesto de Putin a la realidad nacional: Putin no es socialista.

Mas aun, Vladimir Putin no es un político de izquierda. Y no lo decimos en el sentido que muchas veces adquiere esa frase, generalmente seguida de las palabras “de verdad” o “genuino”. No nos referimos a que el presidente ruso no sea un verdadero izquierdista, o un izquierdoso de los buenos. Nos referimos al hecho objetivo, claro, de que Vladimir Putin no es, ni dice ser, un hombre de izquierda. ¿Qué es? Un nacionalista conservador, profundamente autoritario.

En la Rusia de hoy priva el autoritarismo, la corrupción, la concentración de poder, las grandes oligarquías (las de verdad, no hablamos del empresario que tiene una panadería y un taller). Hay censura y arbitrariedad. Las instituciones son débiles. A muchos venezolanos, sobre todo a los que solo han vivido los últimos 20 años, esto les sonará “de izquierda”. Veamos por qué no es tan fácil.

Derecha e izquierda

Vamos a lo básico. ¿Qué es ser de derecha y qué es ser de izquierda? No son estas líneas el espacio para remontarnos a los orígenes históricos de la distinción semántica, en tiempos de la Francia revolucionaria. Brevemente, y corriendo el riesgo de sobre simplificar, podemos contrastar algunos de los puntos principales.

La derecha coloca el acento en la libertad, en un Estado pequeño que no se meta demasiado en la vida de la gente, dejando a los particulares el manejo de la economía, bajo el mantra de una mano invisible que hace que el mercado se autorregule y sustentado en la inviolabilidad de la propiedad privada. Es conservadora, a veces reaccionaria, en temas sociales, económicos y políticos.  Defiende el statu quo y las tradiciones. Toma partido por los empresarios. En ocasiones es confesional. Su foco es el individuo.

La izquierda, por su parte, coloca el acento en la igualdad, en un Estado protagonista de la vida social, que regule una economía que tiende a ser mixta entre el sector público y el privado, en el entendido de que la mano invisible solo sirve a los intereses de una clase y que no regula nada. Es progresista, a veces revolucionaria, en temas sociales, económicos y políticos. Promueve la innovación, el cambio y la creatividad. Reivindica a la clase trabajadora. Es laicista. Su foco es la sociedad.

¿En qué se traduce esto? Veámoslo, en líneas gruesas, en algunos de los temas que han estado en boga en el siglo XXI:

Tema Derecha Izquierda
Impuestos Regresivos. Paga menos el que más tiene, en el entendido de que esto se traduce en mayor productividad y mayores ingresos, que “gotean” hacia abajo, hacia los estratos menos favorecidos. Es el caso, proporcionalmente, del IVA, y también de los grandes “bail outs” a bancos y grandes empresas e instituciones financieras. Progresivos. Paga más quien más tiene, con un foco redistributivo que pone el centro sobre las poblaciones más vulnerables. Es el caso del impuesto sobre la renta.
Matrimonio igualitario En contra, por considerar que atenta contra los valores familiares, religiosos y tradicionales. Es un argumento moral, en gran medida. A favor, sustentado en los derechos humanos, derechos civiles y separación entre Estado e Iglesia. Más allá de los temas morales, promueve la igualdad de derechos para las parejas del mismo sexo, de modo que puedan gozar de herencia, acceso a préstamos, etc., en la misma manera que una pareja heterosexual.
Aborto legal En contra, en atención a valores conservadores y religiosos. Considera que la vida humana comienza en la concepción. A favor, pues considera que las mujeres tienen derecho a decidir sobre su propio cuerpo y en atención a las desigualdades sociales y los riesgos de salud para las mujeres más pobres generados por el aborto ilegal (no porque el aborto sea ilegal significa que no sucede, sino que quienes cuentan con recursos lo realizan en clínicas privadas y quienes no deben buscar alternativas que son muchas veces peligrosas).
Salud Privada, al estilo de un negocio, su calidad deviene de la competencia. Pública y gratuita, vista como un servicio público.
Educación Mínimo involucramiento, las familias deciden cómo educar a sus hijos. Pública y gratuita, con capacidad de regular los contenidos de la educación privada. Estado rector y garante de la educación.

Son apenas cinco ejemplos, de miles, hechos a modo de generalización. Si en algún momento el lector advierte coincidencias, puntos medios, “dependes”, es buen momento para señalar lo obvio: Por supuesto, cuando hablamos de derecha e izquierda hay matices, gamas, todo un espectro. La derecha va desde su extremo fascista, autoritario, hasta las propuestas democráticas, aunque aun conservadoras, del socialcristianismo, la democracia cristiana y el centro-humanismo. En la izquierda pasa lo mismo, y va desde su extremo anarquista, pasando por el comunismo autoritario, hasta llegar a las propuestas democráticas, pero progresistas, de la socialdemocracia, el socialismo democrático, la democracia social y el socioliberalismo. Hoy por hoy, luce difícil que alguien sea una sola cosa, que siga la línea de “derecha” o de “izquierda” en absolutamente todos los temas: esto constituye una mentalidad dogmática, presente en la ultraderecha y en la ultraizquierda ortodoxas.

Muchas de las luchas de la izquierda histórica hoy están absorbidas en la casi totalidad del mundo político. El salario mínimo, la jornada laboral de ocho horas, el seguro social, la educación gratuita, el derecho a la salud, el voto para la mujer, entre muchísimos otros temas, ya no son temas “de izquierda”, sino del modelo político liberal en general. Incluso temas álgidos de la agenda progresista actual, como el matrimonio igualitario, han sido promovidos por gobiernos de derecha en la región, e ignorados por algunos que se dicen de izquierda. Del mismo modo, nociones como la propiedad privada, la economía competitiva y otros no son propuestas “de derecha”, sino que forman parte del modelo político más amplio en el que ambas se insertan.

Si nos traemos todo lo anterior a Venezuela, podemos analizar algunas de las políticas más importantes: La instrucción gratuita, pública y obligatoria es obra de Guzmán Blanco, en 1870. Un liberal, no un marxista. La nacionalización del hierro y el petróleo ocurrió a principios de la década de 1970, bajo el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, un adeco. Una política de centroizquierda bajo un gobierno socialdemócrata. La reforma al código civil, de 1982, fue obra de un gobierno socialcristiano, pero provocó tensiones con la Iglesia Católica por sus innovaciones sobre el divorcio y otros temas. En la actualidad, un gobierno de “izquierda” mantiene ilegales el aborto, el matrimonio para personas del mismo sexo, mientras procura privilegios para las fuerzas militares, comúnmente asociadas a regímenes de derecha.

Derecha, izquierda, democracia y dictadura

Lo último sugiere que la asociación criolla de Putin y su paraguas con el socialismo no tiene que ver con los temas ni las políticas, sino con algo más, algo que sí se parece a nosotros: el autoritarismo. Quienes solo han sido socializados en el chavismo se apresuran a igualar izquierda a dictadura y derecha a democracia. No es nada raro, algo similar le pasó a quienes fueron socializados en las décadas de las férreas dictaduras militares latinoamericanas del siglo pasado: la derecha era la dictadura, la izquierda la esperanza democrática.

Nunca está de más aclarar: No es verdad que izquierda sea igual a dictadura y derecha a democracia, ni que derecha sea dictadura e izquierda democracia. Si algo nos permite ver el ejemplo de Putin, es precisamente que el autoritarismo de nuevo cuño tiene una característica transideológica, con derechas e izquierdas compartiendo un mismo guion y una misma metodología, como parte de una tecnología política iliberal.

Al húngaro Viktor Orbán lo han llamado el “Hugo Chávez de Europa Central”. No es socialista, no es militar, no es, naturalmente, bolivariano. Es un tipo de derecha iliberal, pero leer sobre Hungría desde Venezuela deja una sensación de déjà vu. Asimismo, basta revisar los aliados internacionales del régimen venezolano actual para ver que muchos no son de izquierda, sino de la derecha más extrema. ¿Por qué, entonces, resultan buenos aliados? Porque comparten lo sustantivo: un proyecto autoritario iliberal, o antiliberal.

Sí, se puede ser de derecha y ser democrático, como Piñera, como Macri. Pero también se puede ser de derecha y ser un dictador sanguinario, como Pinochet, como Pérez Jiménez. Se puede ser de izquierda y ser un dictador igualmente sanguinario, como Castro, como Stalin. Pero también se puede estar en el espectro de la izquierda y ser un demócrata a carta cabal, como Betancourt, como Felipe González o Trudeau.

El chavismo en la reconfiguración del imaginario sobre derecha e izquierda

De modo que no, ni Putin es socialista ni izquierda es igual a dictadura mientras que derecha es igual a democracia. Pero ¿por qué un “adivinen cuál es el socialista” recibe tanta atención y validación? Aquí entra el papel del chavismo en la reconfiguración del imaginario sobre derecha e izquierda en Venezuela y, en menor medida, en Latinoamérica.

Sin intención ni espacio para extendernos, podemos ubicar el origen de esto en el hecho de que el chavismo, como ideología, es un pasticho: es de izquierda, pero es militarista, una contradicción gigantesca. Es socialista, pero es cristiano, otro choque que, en teoría, parece irreconciliable. Es ecologista, pero petrolero. Contradicciones como estas sobran, pudiésemos seguir por páginas.

El chavismo rotuló como “la derecha” a todo lo que se le opone, aunque no todo lo que se le opone sea de derecha. Esto, a su vez, ha propiciado que no falte quien diga que el problema es que la oposición “también es socialista”. Del mismo modo, el chavismo se abrogó para sí el ser de izquierda, aun cuando hay hechos suficientes para ponerlo en duda.

Las consecuencias han sido reales. En el frente doméstico, las conocemos de sobra. En lo internacional, incluso socialdemócratas moderados, pro mercado, pro libertad, han perdido contiendas porque los pintaron con la misma brocha de Maduro, por el lobo feroz que representa el chavismo como advertencia en la región.

¿Y todo esto qué importa?

Que haya gente que piense que Vladimir Putin es socialista es lo de menos. El punto va a qué es lo que, del chavismo, genera repudio y rechazo. ¿Es que es de izquierda? En ese sentido, ¿es el Barrio Adentro, la Misión Robinson o la Universidad Bolivariana? (apelemos a la abstracción de estas ideas, no a su desempeño que, como sabemos, es muy deficiente) ¿O es que es autoritario, una dictadura?

Para los que escribimos y activamos desde la centroizquierda, desde el progresismo, desde la socialdemocracia, si el problema del chavismo es que es de izquierda, Venezuela está en problemas aun más serios de los que ya padecemos. Al contrario, para nosotros, el problema es justamente que, en nombre de la izquierda, el chavismo ha adelantado un proyecto de destrucción de las instituciones democráticas y ha sumido a los venezolanos en la miseria más abyecta a la vez que consolida un régimen autoritario muy parecido al de Castro, pero también al de Putin y al de Orbán, con quien, lastimosamente, dirigentes de la oposición han posado en fotos, pretendiendo denunciar la realidad venezolana con quienes dirigen su propia versión del chavismo en otras latitudes, y en nombre de otros referentes ideológicos.

Debemos tener cuidado. No podemos lanzarnos a los brazos del conservadurismo más rancio por temor al chavismo. Ojo, ser conservador, ser de derecha, no tiene nada de malo. Pero quienes trabajamos por un mundo más libre y más justo comprendemos que no podemos renunciar a los derechos, ignorar las enormes desigualdades, condenar a las grandes poblaciones vulnerables ni “dejar todo como está” frente a una realidad que nos compela a actuar, a incluir, a cambiar. No, la educación gratuita no es chavista, la salud pública tampoco. El matrimonio igualitario no es del PSUV, la legalización de la marihuana no es de las UBCh, el aborto legal no es de la Lista Tascón. No es verdad que la única alternativa a un Castro sea un Pinochet. Si algún país demostró eso después de la caída de las oprobiosas dictaduras militares de derecha, es Venezuela y el proyecto policlasista, democrático y profundamente transformador, aunque incompleto, que adelantaron nuestros gobiernos democráticos.

Que en nuestro combate al autoritarismo chavista no abandonemos nuestros principios, nuestra lucha por un mundo mejor, por una sociedad que, en libertad, consiga ser más justa, más solidaria, más inclusiva, más innovadora, más democrática.

De modo que aquellos tuits y memes de las redes habrían sido mejor redactados en términos de “¡Adivinen cuál es el autócrata!”, aunque carezca del punch para conseguir los miles de retuits, “me gusta” y compartir. El paraguas de Putin es amplio y abarca mucho, pero es el paraguas del autoritarismo, de ese que no entiende de ideologías, cuya única intención es la concentración de poder y la procura de beneficios y privilegios para una camarilla a costa del bienestar de las grandes mayorías.

Sobre la democracia iliberal

No hay un único concepto de “democracia”. Si bien es común su asociación con “el gobierno del pueblo”, lo que eso significa es fuente de creciente debate en el mundo de hoy. En ese sentido, la democracia liberal, una vez pensada como el destino final de las ideas y movimientos democráticos tras la caída del muro de Berlín, aparece hoy como apenas una de varias formas de organizar y administrar lo que llamamos democracia.

Otros modelos aseguran ser democracias “auténticas” o “reales”, en contraste con la propuesta clásica, liberal. Para muchas de estas concepciones alternativas, los límites que la democracia liberal coloca sobre sí misma más allá de la dinámica electoral que determina quién tiene la mayoría (separación de poderes, estado de derecho, protección de derechos básicos) constituyen en realidad obstáculos para la democracia real, una que asegura moverse de manera rápida y efectiva, sorteando trabas burocráticas y controles “innecesarios”.

Los regímenes y líderes que apoyan esta línea de pensamiento han creado términos como “democracia soberana” y “democracia participativa”, como maneras de diferenciarse claramente del modelo Occidental de democracia liberal, y también como una manera de defenderse de acusaciones que los tildan de antidemocráticos por no adherirse a este modelo.

Aquí entra la democracia iliberal, un perturbador fenómeno emergente en la comunidad internacional. A partir de la rabia como fenómeno político y de las fallas reales y percibidas de la democracia liberal, la democracia iliberal se refiere a regímenes que, electos democráticamente, ignoran rutinariamente los límites constitucionales sobre su poder y privan a sus ciudadanos de las libertades y los derechos básicos. En estos regímenes existe una mezcla de elementos democráticos con un grado sustancial de iliberalismo, que se caracteriza por el debilitamiento de las libertades individuales, la propiedad privada y la separación de poderes.

electos democráticamente, ignoran rutinariamente los límites constitucionales sobre su poder y privan a sus ciudadanos de las libertades y los derechos básicos

No todos están de acuerdo con el concepto. Quienes rechazan la democracia iliberal como una contradicción de términos prefieren llamar a este tipo de gobiernos “autoritarismos populistas” y afirman que “todas las democracias son liberales”, sintiendo desconfianza por la “democracia con adjetivos”. Sin embargo, el concepto de democracia iliberal puede ser útil en tres sentidos: En primer lugar, como una forma de legitimación; en segundo lugar, como un concepto científico social que registra una aspiración o proyecto político; y, en tercer lugar, como un compromiso normativo.

Un asunto muy importante que se desprende de lo anterior es la relación entre democracia y libertad. Mientras que la democracia está ciertamente entrelazada con otros aspectos de la vida social, como el desempeño económico, su relación con la libertad puede ser compleja y en muchos casos determina el “adjetivo” del régimen democrático. Es en este sentido que algunos autores han escrito sobre el liberalismo constitucional como salvaguarda de la democracia liberal. De acuerdo a este planteamiento, el liberalismo constitucional aspira a proteger la autonomía y dignidad del individuo de la coerción, venga de donde venga. Paradójicamente, la fuente de esa coerción puede, en ocasiones, ser la “democracia”. Esto tiene implicaciones prácticas, por ejemplo, para la política exterior. Mientras que los países Occidentales se enfocan a menudo en promover elecciones en países en proceso de democratización, algunos proponen que estos países estarían mejor estableciendo un sistema constitucional que ofrezca un sistema de controles y equilibrios que sirva como marco para el desarrollo democrático. La clave aquí está en la limitación del poder, más allá de la realización de elecciones.

Sin embargo, cualquier arreglo institucional con miras a limitar y controlar al poder no puede asumirse con una postura prêt-à-porter, como demuestran estudios cuantitativos. En su lugar, un marco que pretenda establecerse en una sociedad debe considerar el contexto político, económico y social de esa sociedad si quiere tener éxito en su tarea, y en la tarea de proveer a la democracia liberal de mayor estabilidad. Del mismo modo, más allá del desempeño económico, el tipo de régimen (presidencial o parlamentario) y el grado de centralización afectan directamente la estabilidad y la salud del sistema democrático.

Aunque la democracia tiene hoy sobrados críticos, la proliferación de etiquetas como “democracia participativa”, “democracia real” o “democracia soberana” demuestra que el término democracia es aún tenido en alta estima por distintos tipos de regímenes y líderes políticos. Son pocos los países que no ofrecen al menos una simulación ritualista de elecciones y hasta los más brutales tiranos reivindican en su discurso el derecho del pueblo a gobernar, es decir, a participar de las decisiones públicas.

El iliberalismo no es una plataforma ideológica, sino una tecnología, una metodología para acceder al poder y para conservar el poder sin amarras. La naturaleza trans-ideológica del iliberalismo como proyecto autoritario se evidencia al observar cómo va unas veces de visos conservadores y otras en nombre de la izquierda. Así, la ideología se ve reducida a una especie de barniz discursivo de unos regímenes que no están motivados por lo ideológico, sino que aplican lo ideológico para justificarse en momentos concretos.

El iliberalismo no es una plataforma ideológica, sino una tecnología, una metodología para acceder al poder y para conservar el poder sin amarras

Son muchos los retos para la democracia, dada la emergencia del iliberalismo. Uno de ellos es la necesidad de encarar este fenómeno por lo que es, por lo que dice ser, y por lo que no es, entendiendo que se trata de un modelo que se dice democrático sin serlo, por el hecho de apelar a procedimientos propios de la democracia, pero que tampoco encaja en las definiciones que tradicionalmente tenemos de “dictadura”, “autoritarismo” o “totalitarismo”, a la vez que no es un simple “punto medio” entre una cosa y la otra. Analizar la democracia iliberal nos permite entender sus postulados, valores, técnicas compartidas, sus rasgos comunes, así como sus amenazas para la democracia, la libertad y la igualdad.

Del creciente desencanto con el desempeño democrático y la crisis mundial de la democracia que han permitido el ascenso de propuestas iliberales surgen también muchas preguntas ¿Se está reduciendo la democracia a la superficialidad de la mercadotecnia política? ¿Puede la democracia pluralista sobreponerse a los embotellamientos de la vetocracia y la polarización, que la hacen parecer lenta e ineficiente, afectando su valoración social y sus niveles de satisfacción entre el público? ¿Cómo pueden rescatarse la libertad y la igualdad de la pila de lo dado por sentado como valores centrales de la democracia en medio de esta creciente insatisfacción, de modo que no aparezcan como secundarios frente al desempeño económico o a la dinámica plebiscitaria? ¿Existe la necesidad de proteger a la libertad incluso de la democracia? ¿Cuáles son los límites de la soberanía, especialmente en relación a los Derechos Humanos y las libertades civiles? Y, quizás sobre todas estas cosas, ¿Cómo puede la democracia encarar la necesidad de democratizarse constantemente, especialmente en un mundo en el que muchos países luchan aún por las formas más básicas de democracia? Como hemos aprendido dolorosamente en muchos países, y como lo evidencia el desempeño de las democracias “iliberales” y de demás adjetivos, la democracia va mucho más allá de una concepción minimalistamente electoral.


Publicado en Proyecto Base, el 23 de enero de 2018.