Participación de la sociedad es fundamental para lograr una transición democrática

La posibilidad de que un escenario de transición democrática pueda prevalecer sobre uno de signo autocrático, depende en buena medida de la participación activa que la sociedad tenga en el proceso político actual, cuyo desenlace tendrá consecuencias para la resolución o no de la crisis económica, social y de inseguridad que vive el país.

Esta es una de las principales conclusiones del foro realizado este miércoles en el Teatro Trasnocho de Caracas, en el cual el Centro de Estudios Políticos de la UCAB presentó el libro “Transición democrática o autocratización revolucionaria” que comenzó a circular esta semana.

Durante el evento, Daniel Fermín, editor de la revista digital PolítikaUCAB, explicó que la publicación tiene como objeto que se discuta el proceso de transición en Venezuela, en un momento muy oportuno, por los acontecimientos que se desarrollan en estos momentos en la arena política.

Marcos Tarre Briceño, investigador especializado en temas de seguridad ciudadana y delincuencia organizada, y autor de uno de los capítulos del libro, expuso que en la medida en que se prolongue un régimen autocrático, seguirá profundizándose la crisis donde la delincuencia organizada se ha impuesto sobre la población civil, expresada en las tasas de homicidio y secuestros que figuran entre las más altas del mundo.

Expuso que la impunidad, la corrupción, las negociaciones con bandas criminales, el apoyo a grupos armados civiles y la presencia del narcotráfico, entre otros factores, han hecho que la sociedad demande un cambio, pues las políticas y el gasto estatal “no se están enfocando en donde es más necesario, que es en la delincuencia organizada vinculada a las propias actividades del Estado”.

Por su parte, el economista y profesor del IESA, José Manuel Puente, quien desarrolla en el libro la relación petróleo-economía, sentenció que Venezuela sufre, más que una crisis, un colapso económico, lo cual a su juicio va configurando un escenario propicio para que se produzca un proceso de transición democrática, aunque reconoce que en el corto plazo pudiera estarse dando una autocratización.

Explicó Puente que durante el boom petrolero se despilfarraron más de 800 mil millones de dólares y ello conllevó, en el marco de políticas equivocadas, a graves desequilibrios, que se manifestaron incluso antes de que cayeran los precios del petróleo. “Pero desde 2014 pasamos a una fase superior de la crisis, pues llevamos tres años de recesión”, señaló.

El colapso, según describió, está signado por caída en la producción, inflación, escasez, falta de inversiones, falta de reservas en divisas y depreciación de la moneda. “Este colapso nos lleva a una necesidad impostergable de un ajuste económico, que puede ser de cualquier signo, pero que sin duda tendrá que hacerse”, advirtió.

En el foro también intervino otra de las autoras del libro, la internacionalista Elsa Cardozo, quien defendió la tesis de que, para lograr una transición democrática, se requiere construir relaciones internacionales para lograr una incidencia que permita a países y organizaciones del hemisferio y del mundo colaborar para que se frene la imposición de un autoritarismo en Venezuela.

Recordó que después de un periodo durante el cual el gobierno construyó apoyos internacionales, los ha ido perdiendo, tanto por su actuación contra principios democráticos y derechos humanos, como por el cambio en los perfiles de los gobiernos en la región; aunque aún tiene margen de maniobra a través de organismos que fue creando con aliados de la región, como es el caso de Unasur.

Cardozo dijo que factores democráticos venezolanos durante los últimos años han ido cultivando relaciones, no solo a través de partidos políticos sino de organizaciones e institucionales civiles, que han logrado incidir en la comunidad internacional. Pero señaló que hace falta mayor presión para que se hagan evidentes los riesgos de autocracia y no se imponga la tesis que ha ido propagando el gobierno en medios internacionales de temor al caos para buscar su estabilización, y evadir así la posibilidad de que se materialice un cambio político.

Mientras tanto, Benigno Alarcón, uno de los coordinadores del libro y director del Centro de Estudios Políticos de la UCAB, recalcó que es indispensable que la sociedad participe activamente en los procesos de transición, ya que éstos no dependen exclusivamente de situaciones como la crisis económica, ni de la actuación de los agentes políticos.

Expuso que si bien es cierto que la autocratización es un riesgo presente y que los estudios indican que cuando los regímenes autoritarios competitivos pierden la posibilidad de ganar elecciones, y por lo tanto se radicalizan como autocracias hegemónicas; existen lecciones en la política comparada sobre transiciones que, si son aplicadas apropiadamente al caso venezolano, es posible lograr una transición democrática.

Alarcón indicó que “estamos en un conflicto asimétrico, en el cual el gobierno va a cooperar solo en la medida en que se vea presionado por los costos de intentar mantener el poder por la vía represiva, al no poder contar con el apoyo político mayoritario. Es esencial subirle el costo a esa represión”.

Recomendó que todos los sectores puedan consultar los análisis y propuestas expuestos en el libro. “Es importante que la sociedad entienda y comprenda su rol para que participe y esa es la contribución que hacemos todos quienes hemos colaborado en esta obra”.


Publicado en RunRunes el 17 de noviembre de 2016.

CEP-UCAB presenta foro sobre Transición Democrática en Venezuela este 16 de Noviembre

Especialistas del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello (CEP-UCAB) y de otras organizaciones nacionales e internacionales invitadas por esta entidad insisten en que Venezuela se encuentra hoy en la coyuntura más difícil representada por la encrucijada entre una transición democrática y la imposición de un régimen autocrático. Los retos que implican estos escenarios serán debatidos durante un foro que se realizará el miércoles 16 de noviembre a las 4:30 p.m. en el Teatro Trasnocho de Caracas.

El director del CEP-UCAB, Benigno Alarcón Deza, explicó que, ante la incertidumbre de la crisis política -exacerbada por la suspensión del referendo revocatorio y la controversia generada por el diálogo-, se hace necesario responder a una serie de interrogantes que el país se hace y que hasta el momento han quedado sin respuesta.

“No es cierto que el proceso venezolano es algo inédito o jamás visto. Si bien es cierto que todo proceso es único, la ciencia política comparada da cuenta de numerosas experiencias previas que permiten comprender bajo qué condiciones los procesos de transición logran materializarse o fracasan para dar paso a regímenes más autoritarios. Para ello el Centro de Estudios Políticos, en cumplimiento de su misión de contribuir con el fortalecimiento y progreso de la cultura política ciudadana y la gobernabilidad democrática, convocó a un equipo multidisciplinario de expertos, quienes han estado trabajando intensamente durante los últimos años para identificar los retos de estos escenarios”, informó Alarcón.

Durante este foro, abierto al público, estos analistas nacionales presentarán sus conclusiones sobre sobre el contexto de la transición política en Venezuela y las dificultades que atraviesa la posibilidad de un cambio de régimen y sus eventuales desenlaces.

transicionalademocraciacep-ucab

El programa de la actividad, moderada por Daniel Fermín, editor de PolitikaUcab, incluye las siguientes exposiciones: “Petro-Estado y regímenes políticos: El Caso Venezuela (1999-2015)”, por el economista José Manuel Puente; “Delincuencia organizada y transición”, por el consultor en el area de seguridad ciudadana, violencia y delincuencia organizada en Venezuela y America Latina, Marcos Tarre Briceño; “El reto de construir y consolidar relaciones e incidencia internacional democrática”, por la internacionalista Elsa Cardozo, y “¿Es posible una transición democrática negociada en Venezuela?”, por Benigno Alarcón Deza, director del CEP-UCAB.

En el contexto del evento, se presentará el libro editado por la UCAB, “Transición democrática o autocratización revolucionaria”, coordinado por Alarcón Deza y Miguel Ángel Martínez-Meucci, y en el cual participan investigadores como Ángel Álvarez, Ronald Balza, Ysrrael Camero, Elsa Cardozo, Daniel Fermín, Manuel Hidalgo, Margarita López Maya, Alejandro Oropeza, José Manuel Puente, Marcos Tarre Briceño, Juan Manuel Trak y Rafael Uzcátegui, quienes estarán presentes para intercambiar con el público asistente.

Cinco pasos para la transición política sugirió el foro #Democratización en Venezuela

foro-democratizacic3b3n-ucab-800x600

La caracterización de los procesos de transición política fue el tema de debate del foro “¿Democratización?: La Dinámica del Cambio Político en Venezuela”, organizado por el Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB).

Además de los ponentes nacionales, destacó la participación de tres invitados internacionales: José Woldenberg, expresidente del Instituto Federal Electoral de México durante la transición mexicana; Sergio Bitar, presidente del Consejo Chileno de Prospectiva y Estrategia y exministro de Allende, Lagos y Bachelet; y Abraham Lowenthal, primer director general de América del Centro Woodrow Wilson y fundador de Diálogo Interamericano. Este panel de expertos destacó los elementos comunes en los procesos de cambio de gobierno en Latinoamérica y el mundo y compartió algunas recomendaciones para el caso venezolano.

Estos son los cinco pasos para la transición política, según los panelistas:

1.Organización cívica y política efectiva: El sociólogo y analista político venezolano, Daniel Fermín, expuso sobre el rol de la ciudadanía en los procesos de cambio político.

“La ciudadanía ayuda a promover la democratización” y “el cambio se logra no solo con el arreglo de las élites sino con la organización y movilización popular” fueron algunas de las conclusiones que asomó Fermín.

A su juicio, los partidos políticos en Venezuela no tienen por sí solos el poder para generar la presión que generará el cambio político.

Explicó los elementos que deben regir la organización cívica para que sea efectiva como: capacidad para ejercer control y disciplina sobre las fuerzas democráticas movilizadas; adelantar una campaña electoral efectiva; acometer un monitoreo amplio de las elecciones con tabulación paralela de los votos; articular un programa básico para la era post-autoritaria y movilizar a la opinión pública internacional y a los gobiernos democráticos extranjeros a favor de la causa democrática local.

2.Arreglo de las élites: No existe acuerdo político sin negociación entre las élites que tienen el poder. Tanto Lowentahl como Bital, Woldenberg y los ponentes nacionales coincidieron en que el diálogo es el medio para concretar transiciones democráticas.

3.Unificación de la oposición frente al gobierno: La coalición opositora “es una mesa con un potencial importante en busca de unidad” opinó el primer director general de América del Centro Woodrow Wilson, Abraham Lowenthal. A su juicio, la MUD debe fortalecer los acuerdos internos para hacer frente al proceso de diálogo.

El analista apuntó que ninguno de los bloques políticos (gobierno-oposición) es fuerte actualmente y por esto es necesario que cedan para canalizar el diálogo.

4.Disposición a sacrificar peticiones y condiciones: La historiadora Margarita López Maya, quien también participó en el evento, destacó la necesidad de “ceder” y “sacrificar” en las negociaciones entre Gobierno y oposición.

5.Órganos y procedimientos electorales imparciales: el expresidente del Instituto Federal Electoral de México durante la transición mexicana, José Woldenberg, señaló que en México lo primero que se hizo fue promover la igualdad de participación política de todas las organizaciones y partidos y crear una nueva instancia como un Tribunal Electoral para depurar y equilibrar las fuerzas.

“Por fortuna en Venezuela no se ha clausurado la vía electoral. Si se tuviera una normativa y una práctica electoral que llenara los requisitos de transparencia, participación, estoy convencido de que el mundo de la representación política sería otro y creo que allí hay una veta a explorar”, dijo.

¿Existe una transición en Venezuela?

El exministro chileno Sergio Bitar aclaró que en Venezuela no se ha producido una transición entendida esta como un cambio de Gobierno. Sin embargo, destacó que “se está empezando a dar una fórmula negociadora”.

Advirtió que la crisis política se agrava por el deterioro económico y que el cambio en la estructura productiva depende de cuán efectiva sea la negociación.

El foro también contó con la ponencia del historiador Ysrrael Camero; el coordinador del Proyecto Integridad Electoral Venezuela, Juan Manuel Trak y el economista Ronald Balza.

Camero afirmó que el Gobierno pasó de ser un autoritarismo competitivo a tornarse más autocrático “al no contar con el liderazgo carismático de Hugo Chávez, el fracaso socioeconómico, la pérdida del orden público y el derrumbe de la popularidad”.

Trak habló del rescate de la institucionalidad y de los valores políticos en el marco de un proyecto nacional común.

Mientras que Balza identificó los errores y las soluciones que deben tomarse en materia económica. “Hay grupos vulnerables que dependen del mantenimiento de los controles. Por otro lado habría que plantearse que tras el desmontaje de, por ejemplo, el control de precios, posiblemente la oferta no responda rápidamente por la quiebra de empresas y la falta de inversión que ha habido en los últimos años”.


Publicado en Efecto Cocuyo el 16 de julio de 2016.

La democratización del país requiere negociación y movilización de la sociedad

IMG_9849

Expertos nacionales e internacionales debatieron el jueves 14 de julio en el foro “¿Democratización? La Dinámica del Cambio Político en Venezuela”, acerca de la necesidad de buscar acuerdos a través de procesos de negociación para encontrar solución a los problemas del país.
En el evento organizado por el Centro de Estudio Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello (CEP-UCAB) participaron tres especialistas internacionales: José Woldenberg, expresidente del Instituto Federal Electoral de México durante la transición mexicana; Sergio Bitar, político e intelectual chileno, presidente del Consejo Chileno de Prospectiva y Estrategia; y Abraham Lowenthal, primer director general de América del Centro Woodrow Wilson y fundador de Diálogo Interamericano, experto en transiciones democráticas.
Los tres coincidieron en que la principal característica de los procesos de transición de sistemas autoritarios hacia una mayor democracia es la movilización de la sociedad y una dinámica de negociación entre las distintas fuerzas políticas.
Woldenberg afirmó que el estudio de distintas experiencias demuestra que los cambios políticos que dejan atrás sistemas autoritarios “son procesos donde la movilización social y la negociación se conjugaron de manera virtuosa. Las negociaciones entre las fuerzas políticas no hubiesen ocurrido sin las protestas que, a su vez, se caracterizaron por ser pacíficas y dirigidas por una oposición que siempre tuvo como norte impulsar reformas para garantizar pluralidad política y participación”.
Lowenthal destacó que el estudio de nueve casos de transición en distintos países señala que “se trató de procesos donde fue clave la participación de distintos sectores de sociedad, los sindicatos, la Iglesia y el liderazgo político. En todos hubo el reto de cómo unificar las fuerzas de oposición y marginar a quienes podían descarrilar el proceso y, al mismo tiempo, inducir a las fuerzas del orden autoritario a aceptar los cambios”.
Bitar indicó que “no hay transición sin negociación” y refiriéndose a Venezuela explicó que es vital alcanzar acuerdos que permitan enfrentar la crisis económica que no desaparecería con un simple cambio de gobierno: “Se necesita un piso para que la economía pueda estabilizarse en un contexto donde habría que avanzar hacia una economía post petróleo. Para eso es necesario un diálogo importante”.
Woldenberg plantea que Venezuela es un régimen híbrido que combina una Constitución democrática con prácticas autoritarias y en este sentido “tiene puntos de similitud con regímenes como el mexicano donde fue fundamental plantear la necesidad de la imparcialidad de órganos y procedimientos electorales, condiciones equitativas en cuanto al financiamiento de los partidos políticos y acceso a los medios masivos de comunicación. Además, se evaluó la fórmula de traducción de votos a escaños”.
“Por fortuna en Venezuela no se ha clausurado la vía electoral. Si se tuviera una normativa y una práctica electoral que llenara los requisitos de transparencia, participación, estoy convencido de que el mundo de la representación política sería otro y creo que allí hay una veta a explorar”, dijo Woldenberg.
Los venezolanos frente a la democracia: entre la ilusión y el pragmatismo
El foro también contó con la participación de Daniel Fermín, sociólogo e investigador del Centro de Estudio Políticos de la UCAB, quien indicó que en el momento actual que vive Venezuela es necesario tener en cuenta que “las transiciones no dependen únicamente de acuerdos de élites, aunque estos sean necesarios, la movilización de la sociedad también es importante y la experiencia demuestra que debe tratarse de una movilización no violenta”.
Fermín, quien apuntó que la efectividad de la movilización pacífica de la población es 60% más efectiva que los métodos violentos, confronta el argumento de que no es posible enfrentar un régimen autoritario con métodos democráticos. “Es posible y es más efectivo porque esos cambios tienden a ser duraderos. Cuando los cambios se producen de manera violenta quedan resquemores y lo que se logra en términos de democratización se revierte muy fácilmente”
Juan Manuel Trak, coordinador del Proyecto Integridad Electoral Venezuela del CEP-UCAB, abordó un tema medular: ¿cuán demócratas son los venezolanos? La respuesta partió de una investigación realizada en 2014, que reveló que los venezolanos sentían poco respeto por las instituciones y manifestaban un bajo nivel de tolerancia a las diferencias políticas.
“Para los venezolanos, la democracia es vista como una vía para alcanzar la satisfacción de necesidades materiales; así que cualquier proceso de democratización debe pasar por el fortalecimiento de la efectividad las instituciones”, afirma Trak.
El historiador Ysrrael Camero afirmó que el Gobierno se ha tornado más autoritario “al no contar con el liderazgo carismático de Hugo Chávez, el fracaso socioeconómico, la pérdida del orden público y el derrumbe de la popularidad. Venezuela está en una encrucijada: hay unas fuerzas que promueven a la democratización, pero también hay fuerzas que tienden a la autocratización”.
La historiadora y profesora de la UCV, Margarita López Maya, denominó como “ilusión de la democracia” el período en el cual la renta petrolera permitió complacer a todos los sectores sociales sin necesidad de hacer sacrificios ni establecer consensos reales. Explicó que la crisis actual requiere que los distintos sectores de la sociedad tomen conciencia de que ya no hay renta petrolera para tapar las divergencias y por tanto todos tienen que hacer sacrificios para tener una sociedad más justa y con más libertades.
“Cuando uno está desesperado se aferra a cualquier mesías”, apunta López Maya a propósito de la progresiva militarización de la política nacional. “La democracia tiene su precio: o se compra la democracia o se compra otra cosa. Ya tenemos una experiencia lamentable encima y algo tenemos que aprender de ella; ya tuvimos una crisis similar y salimos buscando un líder carismático; ¿ahora vamos a salir a buscar otro líder igual a ver si nos repite la historia?”.
Ronald Balza, economista, destacó las debilidades que podría enfrentar el país al momento de iniciar una transición que implique cambios en el modelo actual. “Hay grupos vulnerables que dependen del mantenimiento de los controles. Por otro lado habría que plantearse que tras el desmontaje de, por ejemplo, el control de precios, posiblemente la oferta no responda rápidamente por la quiebra de empresas y la falta de inversión que ha habido en los últimos años”.
Entre la audiencia se encontraba el abogado y político Eduardo Fernández. Afirmó que no es posible tener un régimen democrático sin consenso. “Donde no hay diálogo no hay democracia. Aquí hay una creciente militarización y la formación militar es incompatible con la democracia; los militares son formados en el arte de dar y recibir órdenes y la democracia no es eso sino dialogar, promover consensos, entendimientos y tolerancia”.
El rector de la Universidad Católica Andrés Bello, s.j. José Virtuoso, explicó que este tipo de encuentros impulsan la búsqueda de fórmulas para “institucionalizar nuestra democracia, crear canales efectivos para la participación a través de reformas electorales, compaginar la democratización con la inclusión y devolver a los civiles a un papel preponderante en la sociedad”.

Publicado en RunRunes el 14 de julio de 2016.

Ponencia: Movilización popular y democratización (Video)

Expertos nacionales e internacionales debatieron el jueves 14 de julio en el foro “¿Democratización? La Dinámica del Cambio Político en Venezuela”, acerca de la necesidad de buscar acuerdos a través de procesos de negociación para encontrar solución a los problemas del país. Consulta las ponencias aquí.