La Palma | Hoy es lo mismo que ayer

La Palma

063 – 29 de mayo de 2020

_____

La polarización extrema ha significado la cooptación de los principales medios de comunicación. Este espacio ofrece una visión crítica detrás de algunos de los principales titulares diarios, en un formato sucinto.

_____

Mi comentario de hoy

Hoy es lo mismo que ayer

Este espacio tiene una lógica distinta a la de un artículo de opinión. Al concebirlo como «comentario», lo enmarco en una reflexión cotidiana sobre los titulares de noticias. Hay veces en las que cuesta enfocar el comentario porque hay muchos temas distintos, todos importantes, que vale la pena abordar. Y luego hay días en los que, para citar al poeta, «hoy es lo mismo que ayer».

El hoy del que hablo va más allá de hoy, 29 de mayo, así como el ayer abarca más que el 28. Pero el hoy cronológico, el del 29 de mayo, no hace sino ilustrar este largo, demasiado largo, ciclo de monótono conflicto estéril que ha definido a la Venezuela hiper polarizada, ese que asemeja una máquina caminadora, que simula movimiento cuando, en realidad, se está exactamente en el mismo lugar.

Hoy es lo mismo que ayer. El no reconocimiento, los intentos por suprimir el disenso, la guerra existencial. Todo aplica para ambos lados, aunque de ambos lados chillen indignados quienes protestan la ‘equivalencia moral’ entre «los buenos» y «los malos». En lo más coyuntural, también hoy es lo mismo que ayer: que si el TIAR, que si celebrar que ahora sí bloquearon par de buques con gasolina de emprender ruta hacia Venezuela; la represión, el autoritarismo; que si fulano es «traidor» o es «infiltrado».

Venezuela no tiene salida bajo este esquema de segregación. Por eso, todas nuestras fuerzas deben ir enfocadas a hacerlo trizas, a superar desde las bases las divisiones artificiales que explotan las élites en su propio beneficio. Es cuesta arriba y contracorriente, pero no hay de otra. Mientras emprendemos ese trabajo de hormiga, toca seguir tragando grueso al despertar y ver con tristeza que hoy es lo mismo que ayer, e insistir en la lucha hasta que, un día, ya no lo sea.

La Palma | Exhortación pastoral

La Palma

062 – 28 de mayo de 2020

_____

La polarización extrema ha significado la cooptación de los principales medios de comunicación. Este espacio ofrece una visión crítica detrás de algunos de los principales titulares diarios, en un formato sucinto.

_____

Mi comentario de hoy

Exhortación pastoral

Sorprende, para bien, la exhortación de la Conferencia Episcopal Venezolana, titulada «Se oye una voz de alguien que llora amargamente» y con el subtítulo «Necesitamos una concertación entre todos y un acuerdo nacional inclusivo».

Del comunicado, resalto:

  • «Es inaceptable que continúe la situación que vivimos…Lo más urgente a la vista de la inmensa catástrofe nacional, material, institucional y social que padecemos es una acción moral de gran calado, una sacudida ética y una convergencia político-social que nos encauce hacia el gran deseo común: un cambio fundamental que, partiendo de las necesidades y deseos del pueblo mayoritariamente sufriente, violentado en su dignidad y derechos, asuma en ejercicio de su soberanía el protagonismo de su propio destino de justicia, libertad y paz, todo esto enmarcado en el respeto a los derechos humanos y a la justa institucionalidad.
  • «No es eliminando al que piensa diferente que se saldrá de esta crisis, sinoincluyendo en la búsqueda de soluciones concertadasa todos los factores políticos y a las distintas instituciones que hacen vida en el ámbito nacional…La desunión y el perenne enfrentamiento agravan la situación y nos hunden más como pueblo… urge lograr la reconciliación y el perdón, construyendocaminos de justicia y vida»
  • «Llamamos, pues, escuchando a nuestro pueblo, a un acuerdo nacional inclusivo de largo alcance que salve a Venezuela de la gravísima crisis en la que se encuentra sumergida y a iniciarprocesos para rescatar y recuperar el país social, política y económicamente. Dejar el radicalismo y el favoritismo para pensar en los demás, en los pobres, en los olvidados de siempre, para que Venezuela vuelva a tener esperanza en la que todos cabemos sin distingos.»

Saludo el llamado de la CEV y la rectificación que entre líneas ofrece. La Iglesia venezolana es un factor político importante, con ascendencia sobre otros factores, en especial la oposición conservadora que ha encabezado lo que desde hace dos años se conoce como el ‘gobierno interino’. Ojalá reflexionen sobre estas líneas en lugar de pensar que son exclusivamente para «el otro».

Queda de la Iglesia predicar lo que dice, cuando advierte en el comunicado que «ya ha quedado atrás el tiempo de las palabras», y demostrar también genuina amplitud, reconociendo que no son sólo dos, o sólo uno, los interlocutores de la diversa sociedad venezolana.

La Palma | Donantes y contraloría

La Palma

061 – 27 de mayo de 2020

_____

La polarización extrema ha significado la cooptación de los principales medios de comunicación. Este espacio ofrece una visión crítica detrás de algunos de los principales titulares diarios, en un formato sucinto.

_____

Mi comentario de hoy

Donantes y contraloría

2.793 millones de dólares recaudaron donantes internacionales para atender a migrantes y refugiados venezolanos. Esta cifra se suma a varias otras, milmillonarias también, que han circulado en la prensa. Y, sin embargo, la situación de los refugiados y migrantes venezolanos pareciera empeorar cada día.

Es importante que se rindan cuentas claras sobre el destino y la administración de estos recursos, para que iniciativas como estas no redunden en la mercantilización de la tragedia venezolana en beneficio de un grupo político y sus aliados internacionales. También es necesario que los factores internacionales entablen un diálogo franco con el gobierno -el que existe y malgobierna- y deje a un lado la necedad del no-reconocimiento y la ficción del gobierno paralelo, que ha sido incapaz o no ha estado dispuesto a ayudar a los venezolanos, bajo el supuesto perverso de que mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos es oxigenar al régimen de Maduro.

Del llamado gobierno interno se conocen las principales figuras de su entramado burocrático: el «canciller», el «procurador», los «embajadores». Muy poco se habla del contralor y encontrar declaraciones y pronunciamientos suyos es casi imposible.

Que estos fondos lleguen a donde tienen que llegar, de manera transparente, es clave para atender a miles de venezolanos que han huído de la miseria, solo para encontrarse con la xenofobia y la discriminación y para que, pasadas semanas o meses, no tengamos que preguntar, como en aquella campaña presidencial, «¿dónde están los reales?».

Odio a la 1

Lamentable la salida del aire de Vladimir a la 1 de Globovisión. Se pierde no solo el periodismo ecuánime y firme de Vladimir Villegas en televisión, sino una tribuna importante para la disidencia que resiste la fuerza centrífuga de la polarización extrema.

Las reacciones en las redes exhiben de todo un poco: solidaridad, apoyo, pero también odio, mucho odio. Los mismos que llevan años denunciando los ataques contra la libertad de expresión, andaban «diente pelao» con la salida de Vladimir. Al respecto, tuiteamos esto anoche:

La Palma | Judicializar la política solo agrava la polarización

La Palma

060 – 26 de mayo de 2020

_____

La polarización extrema ha significado la cooptación de los principales medios de comunicación. Este espacio ofrece una visión crítica detrás de algunos de los principales titulares diarios, en un formato sucinto.

_____

Mi comentario de hoy

Judicializar la política solo agrava la polarización

Innecesario y torpe judicializar el conflicto con Voluntad Popular por parte de elementos del gobierno. ¿A quién le habla el Fiscal cuando pide aclarar si VP es una organización terrorista? No pareciera que a VP, sino a las bases duras de cierto sector del chavismo, que ven al gobierno denunciar conspiraciones, invasiones y golpes sin que haya castigo para los responsables. En ese sentido, no hace sino reforzar el ciclo perverso de la polarización, apelando a una medida que le deje claro a los «duros» del oficialismo que no se están dejando «tocar la carita». Es un error y está mal.

VP ha sido responsable de muchos de los errores que ha cometido un sector de la oposición venezolana en los últimos años, pero eso no justifica una persecución judicial. La Salida, la abstención, las sanciones, el flirteo con «todas las opciones» sobre y debajo de la mesa, la situación de CITGO, y un largo etcétera, son parte del pasivo de VP y nos han alejado del cambio cierto mientras fortalecen al chavismo. Todo esto, vale acotar, mientras el partido mismo se reduce, se hace más pequeño y conservador. Por lo cual, incluso desde la propia lógica del oficialismo, resulta difícil entender que el empeño por satisfacer a las gradas valga más que martirizar a VP.

Objetará algún lector que las actividades de VP ameritarían alguna medida judicial en cualquier otro país. Pero no estamos en «cualquier otro país». La actuación de VP hay que entenderla en el contexto de un país sometido a la fuerza centrífuga de la polarización y de una comunidad política en guerra, una guerra existencial. Eso no justifica sus errores, pero los errores políticos -y las posturas políticas en general- se dirimen en el terreno político.

Desde esta tribuna, reiteramos el llamado que hemos hecho mil veces: ¡Urge volver a la política! Si generalmente lo hacemos refiriéndonos a la necesidad de abandonar la aventura y volver al encuentro de la gente, hoy también aplica para abandonar la noción de ‘deporte de sangre’, la persecución y la judicialización en pro del diálogo, del conflicto constructivo y, como insistíamos ayer, de darle la última palabra al pueblo a través de la participación popular y el sufragio.

En Voluntad Popular hay gente buena, comprometida con Venezuela. La hay, lo hemos dicho, en todos los partidos. Conozco el empeño de sus bases, las convicciones que los animan; también las críticas que en privado hacen muchos a la ruta que su directiva ha asumido en público. Para con ellos, mi solidaridad. No la solidaridad automática de quien comparte una política extraviada, sino la de quien, desde la diferencia, reconoce su lucha y su derecho a la participación y la libre asociación.

«¿Y dónde quedan Gedeón, el 30A y los otros episodios?» podría protestar algún lector. La manera de resolver estos y otros temas no son a través de la proscripción, sino del diálogo, del entendimiento y el acuerdo entre venezolanos. Eso pasa por el reconocimiento del contrario y por quebrarle las patas a la polarización extrema que nos encierra en el dogma y erosiona la democracia pretendiendo segregarnos en dos bandos irreconciliables. El anuncio de estas medidas contra VP, lejos de contribuir a la resolución de la crisis, profundiza la polarización, la sube en un pedestal, y en un intento por aplacar a las bases duras del oficialismo solo termina reforzando el autoritarismo y alejándonos de la única ruta clara para salir de la crisis y atender el reclamo ciudadano: la participación política.

La Palma | Hacia un nuevo CNE

La Palma

059 – 25 de mayo de 2020

_____

La polarización extrema ha significado la cooptación de los principales medios de comunicación. Este espacio ofrece una visión crítica detrás de algunos de los principales titulares diarios, en un formato sucinto.

_____

Mi comentario de hoy

Hacia un nuevo CNE

En medio de la -siempre- complicada agenda noticiosa nacional, en la que el repunte de casos de Covid-19 y el arribo de tanqueros con gasolina para Venezuela ocupan las primeras planas, vale la pena recordar que estamos en año electoral. Y estamos en año electoral no por capricho de uno u otro actor político, sino porque así lo establece la Constitución.

Para nadie es un secreto la desconfianza ciudadana hacia el sistema electoral. La abstención, estrategia nacida en mala hora cuyo fracaso solo ha fortalecido al gobierno, encuentra su cable a tierra, precisamente, en esa desconfianza.

De allí que sea buena noticia el llamado de varios sectores a nombrar un nuevo Consejo Nacional Electoral, como primer paso para recuperar la confianza en el voto. Ya desde la Mesa de Diálogo Nacional se ha venido trabajando en varios puntos relativos a la materia, que incluyen, entre otros, acuerdos sobre la representación de los pueblos originarios y, especialmente importante para romper con la polarización extrema que erosiona la democracia, lo relativo a la representación proporcional, establecida en la Constitución.

La Red de Observación Electoral de Asamblea de Educación, una organización de observación que lleva años trabajando el tema, llamó en un comunicado «a la defensa activa de los derechos políticos de los ciudadanos». En ese sentido, abogan por la vía electoral como «el medio para una solución a las presentes e indeseables condiciones de vida, permitiendo la renovación de diversos niveles de autoridades nacionales que encaminen al país a soluciones que nos saquen del desastre actual».

El llamado de la Red de Observación Electoral es propicio para que se retome la actividad del Comité de Postulaciones Electorales, en el que diversos partidos, incluidas organizaciones a ambos extremos de la pugna polarizada como el PSUV y Voluntad Popular, lograron sentarse a discutir cómo luciría un nuevo CNE que permita a los venezolanos tener la última palabra en la resolución de la crisis.

De modo que sí, el gobierno debe atender la pandemia y las dificultades que impone sobre los más vulnerables; la oposición debe reclamar, junto a la gente, las reivindicaciones populares. Pero también, en paralelo, los diputados deben acelerar el trabajo para acordar un nuevo Poder Electoral que permita a los venezolanos expresarse y decidir, con toda la fuerza de la soberanía popular y sin las indignas fantasías del tutelaje extranjero, el camino a seguir para la recuperación de la Nación.

Saludamos y respaldamos este comunicado y hacemos votos por un nuevo CNE que permita a los venezolanos decidir, mediante el ejercicio de sus derechos políticos, el futuro del país.

La Palma | Virajes

La Palma

058 – 22 de mayo de 2020

_____

La polarización extrema ha significado la cooptación de los principales medios de comunicación. Este espacio ofrece una visión crítica detrás de algunos de los principales titulares diarios, en un formato sucinto.

_____

Mi comentario de hoy

Virajes

Viraje en altamar

El de quienes pasaron, con la rapidez de un crucero, del «¡no pasarán!» al «gran cosa que pasen», con respecto al arribo de tanqueros iraníes con gasolina para Venezuela, aceptando a regañadientes lo improbable de una nueva crisis de los misiles cubanos en aguas venezolanas.

Viraje eclesiástico

El de la Iglesia Católica, que tras respaldar (y en gran medida impulsar) la política intransigente del ‘interinato’, hoy declara, en voz del Cardenal Porras, que «no hay manera de salir sino aceptándonos unos a otros», respaldando el diálogo y afirmando que las partes deben encontrar una solución a la crisis que ponga como prioridad a la gente.

En días pasados, el rector de la Universidad Católica, figura principal de lo que empezó con la abstención de 2018, reflexionó también sobre el agotamiento de la estrategia neo-salidista.

Viraje analítico

«Mayor deterioro económico no implica cambio político», afirma hoy Asdrúbal Oliveros, quien ha sido consistente en advertir sobre el riesgo de las sanciones, en alusión a la estrategia de agravar la crisis para salir de Maduro, punto neurálgico de la política de sanciones impulsada por el G4.

Pero otros analistas, que han bailado pegado con el ‘interinato’ durante dos años, también hacen su viraje. Hoy afirman que obviamente, el mismo ‘obviamente’ que empleaban para decir lo contrario hace escasos meses, la estrategia neo-salidista no lleva para ningún lado y que se debe apostar a la política y al sendero electoral.

Viraje sin rectificación

Ya nos hemos referido, en entregas pasadas, sobre virajes sin rectificación, los que se acomodan sin que medie una reflexión sobre los errores, parecidos a una lavada de manos, Algo es algo, supongo. Ojalá estos virajes no sean simplemente un intento por salvar cara, y que lleven a otra manera de hacer política, aprendiendo que no se puede construir el cambio contra la gente, sino con la gente, y que no se puede construir una alternativa desde la exclusión.

La Palma | ONU: «La forma de resolver la crisis es el diálogo político y el respeto a los derechos humanos»

La Palma

057 – 21 de mayo de 2020

_____

La polarización extrema ha significado la cooptación de los principales medios de comunicación. Este espacio ofrece una visión crítica detrás de algunos de los principales titulares diarios, en un formato sucinto.

_____

Mi comentario de hoy

ONU: «La forma de resolver la crisis es el diálogo político y el respeto a los derechos humanos»

«La ONU está contra cualquier escalada en Venezuela«. Así titula el portal oficial de noticias de la Organización de Naciones Unidas la reseña de la sesión del Consejo de Seguridad sobre el intento de incursión armada en Venezuela.

Es bueno ir a la fuente directa, sin los intereses de intermediarios ni terceros. Dice la ONU: «Seguimos convencidos de que la negociación y el diálogo entre los principales actores políticos de Venezuela es la única vía para salir de la actual crisis».

Continúa: «De cara a la pandemia de COVID-19, es más urgente que nunca un acuerdo que fortalezca la gobernanza democrática con respeto a los derechos humanos y del estado de derecho».

«Venezuela se halla en una crisis de larga data que sólo los venezolanos pueden resolver«, afirmó Rosemary Dicarlo, secretaria general adjunta de la ONU para Asuntos Políticos y de Mantenimiento de la Paz.

La ONU también «acogió con beneplácito la invitación del Gobierno venezolano a un acuerdo humanitario para la salud y la paz entre todos los líderes políticos» y señaló su preocupación por la politización de la ayuda humanitaria al país.

Recordó el llamado del Secretario General a «eliminar las sanciones que podrían socavar la capacidad de los países para responder a la emergencia», petición apoyada por la Alta Comisionada para los Derechos Humanos.

No faltará quien, de cara a este pronunciamiento, acuse a la ONU de «comunista», como nos tiene acostumbrado el neo-McCartismo venezolano. Pero para cualquier persona sensata, debe resonar el llamado de Naciones Unidas al acuerdo por la paz y la resolución de la crisis venezolana.